2018/05/23


LAS TRES REJAS

El Joven discípulo de un filósofo sabio llegó a casa de éste y le dijo:

Maestro, un amigo suyo estuvo hablando de usted con malevolencia.

¡Espera!   - lo interrumpió el filósofo - ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas contarme?

¿Las tres rejas?     

Si. La primera es la reja de la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quiere decirme es absolutamente cierto?

No.  Lo oí comentar a unos vecinos.

Entonces, al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Esto que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

No, en realidad no. Al contrario…

¡Vaya!  La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

A decir verdad, NO.

Entonces, dijo el sabio sonriendo, SI NO ES VERDADERO, NI BUENO, NI NECESARIO, sepultémoslo en el olvido.


ENSEÑANZA.  Es necesario que sometamos a estas tres rejas, todo lo que decimos. Nos evitaremos malos ratos, problemas innecesarios y sobre todo, tendremos paz en el corazón y en la mente por no participar en comentarios o conversaciones que muy posiblemente son chismes, calumnias y que a nadie edifican. 

Sin leña se apaga el fuego,donde no hay chismoso, cesa la contienda.  
Proverbios 26: 20

Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios.  Salmos 141: 3